martes, 17 de febrero de 2009

Esperando la luz-6



16

Y lloro...
porque he visto las estrellas
después de haber enloquecido
por La Luna.
Y no las quise a ellas.
Me regalaban su alegría
y su belleza,
y no las quise a ellas.

Sólo quería a Una:
Ella,
La Reina,
más bella que ninguna,
La Luna.

Me hipnotizó su encanto,
su brillo mentiroso
y su misterio.

Y no la quise a ella.
La notaba tan cerca...
no había que saltar
para cogerla.
¡Demasiado fácil
para mi altanería!
E ignoré su calor,
su compañía,
la mano que en la oscuridad
me daba.

Y yo me complacía
en demostrar que no necesitaba
para vivir su guía,
la paz que me ofrecía
en la mirada
con que me obsequiaba
cuando me sonreía.

Yo quería La Luna,
tan alta, tan distante,
con esa luz
de tono insinuante
con que me revestía.
¡Si me alumbraba
era que me quería!

Y olvidada mi estrella
cada día de mí,
más se alejaba.

Y mientras la perdía
yo pensaba
que siempre sería mía.

Yo no era el Sol
mas no quise el amor
que me brindaban
pues no la quise a ella.

Y hoy lloro mi ceguera
saltando,
saltando
y aferrándome al vacío
que ha dejado mi estrella
en el corazón mío.

7 comentarios:

neblina dijo...

No sé que tendrá la Luna, al igual que el mar, que tanto inspira.

"Sólo quería a Una:
Ella,
La Reina,
más bella que ninguna,
La Luna".

Muy bonita, Antònia, es especial me gustó, más bella que ninguna,
La Luna.

Otro beso

:)

Antònia dijo...

La Luna te hipnotiza. Sí, está claro que algo tiene, y desde luego es Bella, muy bella.
Gracias Neblina. Besos!!!

mimbre dijo...

Hola Antónia...
Cuantos recuerdos bonitos, vienen a mi mente, amores de juventud, la playa de blancas arenas, la espuma de las olas y ella: La luna hermosa..enorme, palida, ibamos dejando nuestra huellas en la noche.ufff¡¡ Buen poema, Niña.
Un abrazo
Osvaldo.

Antònia dijo...

Hola Osvaldo!
Me he pasado por tu blog, me ha gustado mucho la última entrada.
Esta mía es una poesía de juventud, desde luego, cuando amas con todas tus fuerzas y con toda tu inocencia. Cuánto nos queda entonces por aprender!!
Besos!

ALGUIEN EN EL MUNDO dijo...

Que bello poema realmente me encanto, me has dejado pensando si transformo esto en la vida real...

Antònia dijo...

A mi me encanta que a alguie que escribe como tú le haya llegado este poema.
Un abrazo grande!

mimbre dijo...

Hola Antónia...
Pasa por mi blog, tienes un obsequio para tí.
Un abrazo
Osvaldo