lunes, 10 de noviembre de 2008

Alta poesía



Hace unos meses mantuve una interesante conversación con un conocido cantautor del panorama español. LLegué a él por medio de unos amigos comunes. Yo estaba intentando encontrar un "padrino" (dicen que el que tiene padrino se bautiza, ¿no?) para poder publicar mi nuevo libro, "La fuente de toda poesía". Pensé que sería una buena opción contactar con una figura consagrada para que me orientase dentro del laberíntico mundo editorial del verso. Tengo que decir que la conversación fue muy fluida, me dedicó varios minutos de su preciado tiempo y se mostró atento e interesado conmigo. Pero el resultado no fue el que yo esperaba. Nuestros amigos podían ser comunes pero él no me conocía y me informó de la cantidad de demandas similares a la mía que recibía diariamente. Vino a decirme que mi libro estaba bien pero que él no tenía contactos editoriales, aún cuando ha publicado las letras de sus canciones y algo de literatura infantil. Empezamos una charla en la que yo le expuse mi inquietud por saber qué diferenciaba un libro de poesía publicable de uno que no lo fuese, en qué se basaba alguien para decidir que un libro podía publicarse y otro no. Él me contestó que, seguramente, lo que se publicaba era la alta poesía.

Aquella agradable conversación acabó cordialmente y yo me quedé con ese soniquete: "Alta poesía, alta poesía, alta poesía,..."
¿Qué debe ser exactamente alta poesía?
¿La alta poesía es la que toca la fibra sensible, que no sensiblera, del que la lee tanto como la del que la ha escrito o sólo es alta poesía aquella que se puede diseccionar en una tertulia de intelectuales?

No es mi intención herir sensibilidades, pero yo no planifico lo que escribo. Quizás por eso, es simple. Lo siento y lo escribo. Creo que la poesía puede estar en un pasaje, en una frase, y especialmente, una sola palabra dicha en el momento y el contexto adecuados también es poesía. Si, como dice la famosa frase, "una imagen vale más que mil palabras", tengo por cierto que una sola palabra puede valer por más de mil imágenes. Eso es para mí poesía.

Pero ¿quién mejor que Bécquer hizo la definición?

"¿Qué es poesía?", dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
"¿Qué es poesía?" ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Hola Antonia!
Esta mañana al despertar a mi niño,(tu sobrino) me ha dicho :
Mama eres muy guapa y no te lo digo por decir, es que eres muy guapa. Para mí palabras así, dichas con ese cariño son alta poesía.

¡Besos!

Antònia Rivas dijo...

Ese niño es una dulzura y eso vale por todos los versos que se puedan escribir.
Besos a todos!